miércoles, 3 de febrero de 2010

HISTORIAS DE METRO

Hola otra vez amigos blogueros, pues aquí les traigo otra historia de metro en vista de que la historia pasada rompió record de audiencia jajajaja si como no! no ya en serio pero a algunas personas me escribieron para decirme que subiera otra, y pues al cliente lo que pida!! Así que aquí les dejo otra peripecia donde la víctima fue su servidora.


Era una fría mañana de invierno y ahí me tienen corriendo pues tenía que trasladarme al sur de la ciudad (con suerte dependendiendo del punto donde te encuentres lo logras en 2 horas aprox.)y sólo había dos formas de llegar a las oficinas donde me dirigía; en metrobús que a esa hora de la mañana van como cerillitos en su caja y la otra opción era en metro había que caminar un par de cuadras pero lo preferí antes de terminar con mi hígado en la mano por tanto aplastón.


Así que como lo marcan las reglas de la etiqueta (quien diablos inventó las reglas de etiqueta??), total había que asistir muy formal, como siempre no sé donde tuve el cerebro esa mañana que decidí ponerme una falda un tanto amplia cosa que nunca hago en esta ciudad pero justo ese día se me ocurrió (sospecho que esa mañana no desperté hasta que llegué al metro), se me hacía un poco tarde en la estación así que haciendo malabares con mis tacones corrí lo más que pude...


De repente los Dioses de los vientos hicieron su aparición pues justo cuando iba bajando las escaleras para llegar al anden de los vagones: shhhhhhhhhhhhhhhhhhh!! cual Marilyn Monroe se me levantooooooooooooooooooooooo la faldaaaaaaaaaaaaaaa!!! como llevaba en una mano mi cáfecito mañanero para el camino y en la otra mi folder con documentos (entiendase tenía las manos ocupadas), como pude alcancé a bajar solo la parte delantera de mi falda JAJAJA mientras pensaba para mis adentros: "Total de atrás ya de menos que se vean los semi-resultados de mi esfuerzo en la bicicleta fija todos los días a las 8 de la noche jeje... sólo cerré mis ojitos para no ver a nadie, pero después de un largo suspiro aplique la sabia frase de mi amigo el yuyo: " Total aquí nadie me conoce"... chin.. lo peor es que di el show y sin cobrar... sólo escuche risitas a mis espaldas lo bueno es que eran hombres y digo lo bueno como consuelo porque al final ellos se emocionan con lo que sea jijiji, imaginen si hubieran sido mujeres me hubieran hecho un análisis hasta de la columna vertebral (la verdad a poco no somos más criticonas??).


Así que como pude apresuré el pasito, gracias a Dios la falda ya había vuelto a su postura normal, y me metí corriendo al vagón del metro con el café en la mano, mi folder lleno de documentos a punto de desparramarse, mi cabello con chinos alborotados, y con la cara mas roja que una cereza por la pena que acababa de pasar, afortunadamente encontré un asiento libre (en el metro rumbo a la estación Universidad eso es un verdadero milagro), total que me acomodé... dí otro suspiro profundo porque al parecer todo estaba bajo control, acto seguido acomodé mi folder con mil papeles en mis piernas, puse encima mi maxi-bolso que más bien parece pañalera de tanto tiliche que traigo metido ahí, y me disponía a darle un riquisimo trago a mi cafecito cuando oh, oh....


Volteé y justo en el asiento de enfrente venía una chica con los ojos cerrados, en mi primera impresión dije: - bueno es normal, quizá tiene sueño-

Pero al observarla detenidamente la chica venía como en una especie de trance, con los ojos cerrados estaba haciendo mil gestos, primero empezó a reírse y a mover la cabeza lentamente de izquierda a derecha, enseguida y aún con los ojos cerrados se puso seria y empezó a girar la cabeza levemente haciendo círculos, después casi enojada comenzó a decir palabras en tono muy bajito, yo de plano me quedé pegada a la orilla del asiento me dije:

-"por si a esta le entra la posesión demoniaca en cualquier momento, patitas para que las quiero salgo volando de aquí"-


Si, la verdad es que confieso que esperaba una reacción rara así que durante 5 minutos mi única distracción fue contemplarla y ver su semblante como pasaba de la risa, al enojo, seriedad, en verdad el mimo Marcel Marceau se quedaba tonto a su lado, lo más raro es que ya llevábamos 15 minutos en el trayecto y ella para nada abría los ojos, eso si esos ojos daban un poco de miedo para variar porque los tenía saltones como de sapo (con el debido respeto que me merecen los sapos).


En eso interrumpí mi análisis criminológico jeje cual colaborador de Mentes Criminales o La Ley y el Orden... para ver quién nos observaba alrededor, digo igual pensaban de mi: "esa vieja china viene enamorada de la ojos saltones pues no deja de contemplarla"...

Pero noté que otra chica que iba a mi lado también venía observando a la misma mujer cuando se percató que yo la voltee a ver solo me sonrió y con su mirada me dio a entender que pensaba lo mismo que yo: "que la ojos saltones tenía la "tuerca medio zafada".
En eso estábamos cuando en alguna estación subió un par de chicos con su guitarra eléctrica y se aventaron un popurrí completo de los beatles, la verdad estuvo muy relax desde un principio y fue tanta la buena vibra y el ambiente que el 20% de los usuarios íbamos tarareando: "all my loving" ya hasta la chica de los ojos saltones se me había olvidado hasta que la recordé porque volví a observarla y que creen??
¡Seguía con los ojos cerrados! eso si ella también le entró al ambiente musical y al leerle los labios noté que también tarareaba "all my loving", lo cual me permitió que me relajara un poco más y entonces llegué a la conclusión de que la chica simplemente venia bien viajada en su mundo, digo al final no tiene nada de malo al contrario que bueno que cada quien busca salirse del stress muy a su manera.


En menos de lo que canta un gallo se fueron los beatle-maniacos y se subieron un par de chicos con guitarra y ese instrumento de viento que se utiliza mucho en países sudamericanos (de momento no recuerdo el nombre), total se echaron la del cóndor pasa y hasta un jarabe tapatío, cuando de repente se sube una vieja con cara de hermanastra de la cenicienta (con todo respeto luego entenderán el porque del adjetivo), gritando y empujando a uno de los chicos que tocaba la guitarra, iba acompañada de otras 2 mujeres, a quienes imagino no les pareció la actitud de su amiga pues se le quedaron viendo con ojos asesinos, ella (la cara de hermanastra de la cenicienta) se justifico diciendo:

- " es que me choca que me canten cerca del oído, se escucha muy fuerte, que se quiten de aquí además cantan muy feo"...

Yo me uní al grupo de mujeres de miradas asesinas para aventarle mi mirada maldita al estilo de Doña María Félix.

Mientras analizaba a esta "brujer" pensaba: "Puede ser que tengas mucho stress en la vida, puede ser que seas negativo, pero porque aventarle tu mal genio a los que te rodean no?".

Porque quizá la señora hermanastra de la cenicienta no lo había notado pero a más de la mitad de los usuarios el ir escuchando música nos relaja en nuestros trayectos, en esas me encontraba meditando cuando noté que la señora seguía vociferando en contra de los muchachos cantores y ya hasta se habían bajado del vagón los chicos!!! Es más ya habían pasado 5 minutos ella seguía duro y dale con lo mismo... seguramente la señora pensaba que era mucho más relajante ir escuchando sus incoherencias en lugar de escuchar música andina...yo pedía a gritos que volviera la música, pero me tuve que aguantar 2 estaciones más hasta que por fin la mujer se fue.

Así que busquen papel y lápiz para anotar mis sabias recomendaciones del día de hoy (ajá como no) esta vez son:

1.- Chicos está bien que cada quien andamos paseando por la luna de vez en cuando pero cuando suban a vagones no hagan muecas, gestos, ni hablen solos y menos con los ojos cerrados porque en verdad SI QUE DA MIEDO, recuerden que los demás no tenemos acceso a su mundo.

2.- Antes de subir de mal humor al metro y pretendan creer que encontrarán un vagón para ustedes solos olviden esa idea, es un hecho que vamos a ir más de 50 chicharos metidos ahí, así que no se pongan a gritar como la hermanastra de la cenicienta, relajénse total ya hasta música incluida hay en el vagón o de plano toménse un DALAY o lleven consigo en sus bolsas un frasco lleno de motas de algodón con formol para que se den un toquecito y se mantengan en calma jejeje (niños no hagan eso , bueno adultos tampoco).

3.-La verdad es que puede ser que si estorban un poco los músicos que se suben a los vagones del metro, pero también hay que ser conscientes de que hacen su luchita todos los días pues ese es su medio para sobrevivir y en lugar de andar robando (que es lo único que nos falta en esta ciudad) con una sonrisota en la cara te tocan una bonita canción con su mejor esfuerzo, no sean tacaños y esos 2 pesitos destinados a su chicle o su cigarro fuera del metro dénselos a los chicos cuando pidan la cooperacha. Mi mami siempre me dice: "Hoy por ti, mañana por mi" !Uno nunca sabe!

4.- Si pesan más de 100 kilos con todo respeto no se duerman en el metro!!!! el otro día me baje con mi brazo de "popeye" de tanto ejercicio que hice al cargar a un señor que venía a mi lado de más de 100 k. el cual no sólo me llevó 5 estaciones en la orilla de mi asiento por si fuera poco se "jeteó" y como iba cabeceando por lo menos le cargué unos 40 kilos equivalentes al peso de su cabezota...nunca olvidaré esa lucha cuerpo contra brazo pues trataba de codearlo para que se despertara...

P.D. Ya no supe que fue de la señora de los ojos saltones porque me bajé antes que ella.

Bueno amigos me despido espero les haya gustado mi historia de metro... y les tengo preparada una para este 14 de febrero así que preparen sus pañuelos desechables... Que tengan bonito inicio de mes. Les mando un fuerte abrazo a todos.

5 comentarios:

  1. jajajaja me he reido mucho, me gustan estas historias de metro, yo a veces hasta saco fotos o hago videos, me demoro 45 minutos de la estacion puerto, la primera, hasta mi casa, y cuando pasas tanto tiempo es inevitable fijarse en los demás.

    que bochorno lo de la falda, me imagino q estabas muy dormida o la falta de costumbre, yo si me pongo vestido procuro tener las manos libres y antes de cualquier viento ya me estoy afirmando, pero eso no me evitó la verguenza en la piscina cuando el nudo del tankini se me desato en pleno nado, todavía me pongo roja de pensarlo.

    ya me imagino a la niña poseisa, o lo peor... hay gente q cuando duerme abre la boca! y hasta babea! me acuerdo q una vez ibamos con mi novio en la micro y bautizamos como "momia chinchorra" a una niña de pómulos prominentes q dormia con la boca abierta en tuda su magnitud.

    estaré esperando la proxima historia

    besos!

    ResponderEliminar
  2. mientes!! los ceriilos si tienen desahogo en su caja, las sardinas no!!! jajaja sí, es una peripecia lograr entrar en la segunda estación, más cuando se trata de la estación a la mitad del recorrido, por eso yo le propongo al Papa que nos lo cuente como indulgencias a nuestro favor :)

    se emosioan ocn lo que sea, jajaja, no los subestimes tanto :P
    los hombres superan las criticas de las muejres, solo que si saben disimular, eso lo dice mi experiencia jojo

    y la veias de frente?es mejor ver por los reflejos de las ventanas (cuando no estan rayoniadas o pintarrajiadas), asi si te ve puedes disimular jijiji

    jajaj esos grandotes robustotes que hablan spaninglish son los clásicos de metro zapata a copilco, gritan, patean, se siente el carisma y fervor que llevan

    sí, tmbn esos de pazmatlicuilli que venden sus discos originale spor veinte pesitos, esos que no son piratas, y que asi se van ganado la vida diariamente, seee como olvidarlos, jajaj la vrdd es que sí, en lugar de cantar gritan (y eso que les compre un disco he, y ahi no cantan asi)

    50 cchicharos? já, nunca los he contado pero namas subete en guerrero (si puedes jijiji) y cuentalos, son como 200 por vagon, más las atrevidas que se suben por las ventanas, en mi casa no me la creian hasta que grabe un videin y lo mostre

    jajaja, definitivamente en un solo día, en un solo viaje del transporte publico hay muchas historias que contar

    no tienes una vivencia sobre el chubascon que se vino la noche del 30 de octubre? naa llegar a casa fue una odisea (imaginate, vivo en cuautepulques, ahi donde todos tenian la mirada puesta, casi cercana a valle dorado, ecatepulco y ticoman, no no no)


    pd. me quedaré otro rato poraqu para oir la musiquita :P, ta buena

    ResponderEliminar
  3. holaa:

    Jajajaja... si que esta chistosa tu historiaa...

    definitivamente si que es un caso, nunk me he subido al metro espero hacerlo algun dia, aqui solo hay microbuses y taxis, lo que si es q los microbuses de aqui deberian tener orejeras incluidas y paraguas x que sieeempre hacen muxo ruido y cuando llueve afuera tmb llueve adentro¡¡¡¡ creo q me mojo mas adentro en el micro que afuera jajaja...

    Ahh y como tu dices un dalay pero para los choferes que siempre andan enojados, el otro dia un chofer daño su caja de velocidades x q queria que se apuraran de adelante pero habia trafico y al mover la palanca hacia un ruidooo... y alguien le grito de afuera que arreglara la caja y el chofer le grito que si queria que se la arreglara el...
    En fin...

    salu2...

    ResponderEliminar
  4. Ese instrumento de aire te refieres al que usan en Veracruz? Los sudamericanos todo roban y copian de otras culturas

    ResponderEliminar

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO, ME DA GUSTO QUE NOS VISITES.